Welcome To Special Olympics International!

We are a global organization with programs in 170 countries. This site may be customized by language and geographic region.

Puños de victoria

La acogedora atmósfera de los Juegos Mundiales de Verano de Olimpiadas Especiales de 2011 fue el principal estímulo de Mio Osato para brillar con luz propia y regaló a su padre un nuevo sueño.

El sueño de un padre

 Mio Osato (derecha) con su entrenadora y su padre, Hiroki Osato

Mio Osato, con veinte años de edad, es muda y sufre una forma grave de autismo. Apenas unas cuantas personas, aparte de su padre, son capaces de entender las expresiones faciales de Mio. En 2011, fue seleccionada para representar a Olimpiadas Especiales de Japón en atletismo en los Juegos Mundiales de Verano, donde se hizo con una medalla de plata en los 1500 metros y una de bronce en los 3000 metros. 

Así nos cuenta Hiroki Osato, el padre de Mio, la historia de su hija: "He sido un enamorado de Europa desde que era joven. Precisamente por eso, le puse a mi hija Mio, que significa 'bella Europa' en japonés. Yo quería que fuese profesora, artista o músico de mayor; pero cuando Mio tenía tres años, le diagnosticaron un autismo grave. Así que mi sueño se desvaneció".

Mio hace una salida lanzada

"Cuando Mio creció unos años, comencé a correr con ella para utilizar el ejercicio aeróbico como método para estimular su actividad cerebral. Bajo mi dirección, Mio siguió entrenando regularmente. Decidí invertir en su progreso con la única intención de que mejorase.

Hace seis años, Mio compitió en el campeonato de atletismo provincial para personas discapacitadas. Hizo los 1500 metros en 8 minutos. Tres años después, quedó primera en la misma categoría con un tiempo de 6 minutos y 29 segundos. De ahí en adelante, representó a su provincia en la maratón escolar y en las competiciones estatal y nacional. Hace tres años, la acogieron en el equipo de Olimpiadas Especiales de Japón".

Atenas: días de esplendor

"Cuando Mio fue seleccionada para representar a Japón en los Juegos Olímpicos de Verano de Atenas, me preocupó que sus problemas de comunicación la hicieran aislarse del equipo. Aunque no tendría que haberme preocupado. Sus compañeros de equipo y atletas de otros países fueron muy amables y le ofrecieron su apoyo durante los Juegos.

En respuesta, Mio celebró su alegría con los puños en alto y estrechó la mano de otros atletas de la carrera. En la ceremonia de entrega de premios, en la que Mio recibió la medalla de plata por los 1500 metros en atletismo, se encontraba junto a una chica que obtuvo el cuarto lugar en la carrera. Esta chica le dijo a Mio con entusiasmo que posase ante las cámaras con ella. Al hacerse la foto, Mio la miró fijamente a la cara. Normalmente, no mantiene el contacto visual. Solo lo hace con personas a quienes tiene mucho aprecio.

Uno de los entrenadores dijo que la chica había sido muy simpática con Mio en la zona de espera para atletas, antes de que empezase la ceremonia. Cuando Mio regresó junto a su equipo tras la ceremonia, una de sus compañeras la recibió con una enorme sonrisa y la rodeó con el brazo mientras se hicieron las fotos.

 Su autismo y su mudez me habían hecho perder toda esperanza de que Mio tuviese amigos. Sin embargo, pudimos verla con sus amigos en Atenas. Mis ojos se llenaron de lágrimas".

Fabricando nuevos sueños

"Mio y yo no nos hemos separado desde que tenía cuatro años. Siempre hemos estado juntos, excepto en una ocasión en la que se fue a una excursión del colegio durante cuatro días. Me pregunto cómo se las va a apañar sola cuando yo no esté. Es importante aprender a ser independientes. En este sentido, los Juegos Mundiales eran una buena oportunidad para poner a prueba esa independencia. Mio estuvo con el equipo durante más de dos semanas en mi ausencia y, en mi opinión, eso le hizo ganar confianza en sí misma.

Me emocionó ver que Mio no estaba sola en los Juegos Mundiales, sus compañeros de equipo la respaldaron en todo momento. Durante estas semanas, pude verla celebrar su alegría con los brazos en alto y estrechar la mano de las personas que se le acercaban. Creo que si vive de forma constante experiencias similares, es posible que un día sea capaz de expresar sus emociones. Ese es nuestro sueño".