Welcome To Special Olympics International!

We are a global organization with programs in over 220 countries. This site may be customized by language and geographic region.

El tiro ganador de Anca

La trayectoria de Anca Chirita hasta los Juegos Mundiales de Olimpiadas Especiales ha sido muy larga. La jugadora rumana de petanca de 20 años de edad fue abandonada en una institución psiquiátrica cuando tenía 3 años y fue pasando de una institución a otra en los años posteriores.

Participación en los Juegos

La jugadora rumana de petanca de 20 años de edad fue abandonada en una institución psiquiátrica cuando tenía 3 años y fue pasando de una institución a otra en los años posteriores.

Anca entró en Olimpiadas Especiales de Rumanía en 2003, momento en el que comenzó a participar en atletismo. Según el Director Nacional de la Fundación Motivation Romania, Cristian Ispas, Anca salió de la institución psiquiátrica y entró en un grupo para personas con discapacidades gracias a la ayuda de su fundación y al patrocinio de una organización benéfica irlandesa conocida como Comber Romania, que trabaja para acabar con la orfandad en Rumanía y garantizar que las personas con discapacidades puedan participar plenamente en la sociedad.

En los Juegos Mundiales de Olimpiadas Especiales de 2011, Anca se unió a otros 46 atletas de Rumanía que compiten en petanca, atletismo y tenis de mesa, así como en fútbol unificado y baloncesto unificado. Concretamente, el equipo de petanca ha sido el oponente más fuerte de sus principales rivales de Olimpiadas Especiales de Costa Rica.  

Los dos equipos se enfrentaron por primera vez en la ronda preliminar, en la que Rumanía ganó por un solo punto. Anca, que normalmente va en silla de ruedas, utiliza un bastón cuando juega a la petanca. Tras el tiro ganador de Anca, Costa Rica argumentó que su bastón había obstaculizado la defensa. Los árbitros desestimaron la protesta y Rumanía fue declarada ganadora.

Los dos equipos pasaron a la ronda de semifinales y ambos vencieron a sus oponentes. De modo que, una vez más, se encontraron en la ronda final para jugar la revancha en lo que fue un reñidísimo partido. En los últimos segundos del partido, el tiro final de Anca llevó a Rumanía a la victoria.

Mientras su equipo la rodeaba celebrando el triunfo, Anca sonreía radiante de alegría. Como Ispas explica, "la confianza de Anca ha mejorado increíblemente desde que comenzó a participar en las Olimpiadas Especiales. Al principio, es posible que se preguntase cómo iba a poder jugar, yendo en una silla de ruedas, pero ahora Anca es la heroína del equipo rumano".

Jugar en equipo

Ispas también la describe como una buena "jugadora en equipo". No deja de pensar en ningún momento en sus compañeras y daría todo por ellas. Aunque el pasado de Anca en la institución queda muy lejano (ahora vive con una familia en Bucarest), siempre tiene presente que hay muchos niños como ella que siguen allí.

En Rumanía, el internamiento psiquiátrico involuntario es mucho menos habitual de lo que fue hace un par de décadas gracias a la influencia de organizaciones como Comber Romania y Motivation Center, en las que Anca es voluntaria actualmente. Estas organizaciones también han ayudado a transformar la percepción que tiene la sociedad de las personas con discapacidades y a crear más oportunidades para su integración. El programa de Objetivos de Olimpiadas Especiales se ha introducido en cientos de escuelas de Bucarest y por todo el país. Por otro lado, el fútbol unificado y el baloncesto unificado son cada vez más conocidos. Durante los últimos tres años, la Fundación Vodafone y la Unión Europea han respaldado los programas de deportes unificados en centros educativos y comunidades de Bucarest. 

Cuando Anca regrese a casa como medallista de oro de las Olimpiadas Especiales, no cabe duda de que su alegría y su esperanza se contagiarán a todos los que la conocen y aprenden de sus logros. Su victoria será el mejor mensaje que puede transmitir en nombre de los hermanos y hermanas que siguen viviendo en la institución.