Consagrada a su hijo, entregada a las Olimpiadas Especiales

La devoción que Galina Bezrukowa profesa a su hijo como madre brilla con luz propia.

La devoción de una madre

Foto: atleta de Olimpiadas Especiales, Stepan Bezukow, y su madre, la doctora Galina Bezukowa. Fotógrafo: Martha Jo Braycich

Un par de retoques con su mano y Galina Bezrukowa peina a su hijo Stepan con la experiencia que solo una madre tiene cuando quiere que su hijo esté guapo en un instante.

Stepan, de 30 años de edad, acabó con excelentes resultados la carrera de 50 metros con raquetas de nieve y, por el simple hecho de verle feliz, su madre estaba eufórica. Bezukowa fue uno de los aproximadamente 30 familiares que habían viajado a la competición nacional de Murmansk, celebrada del 3 al 5 de marzo de 2012.

Bezrukowa es médico en Arzamas, Rusia occidental. Su hijo ha participado en Olimpiadas Especiales desde 2005. Ella ha viajado sola a los Juegos Mundiales de Olimpiadas Especiales de China y Grecia, así como a competiciones de toda la Federación Rusa solo para estar con su hijo.

En este viaje, formaba parte de la delegación de la región de Nizhni Nóvgorod. Bezrukowa quiere que su hijo aproveche todos los beneficios que pueden ofrecerle las Olimpiadas Especiales. "En China, Stepan se alojó con atletas de África y Asia, y disfrutó cada momento de su estancia. El mundo se abrió ante sus ojos y Stepan formaba parte de él", dijo Bezukowa.

Bezukowa explicó que, 30 años atrás, tener un hijo con una discapacidad mental suponía un auténtico problema, pero que ahora la situación ha mejorado. No quiso entrar en detalles. En su lugar, nos mostró su mejor sonrisa, con la única intención de compartir la felicidad del momento con su hijo.

Bezukowa ayuda a 12 familias de su comunidad que tienen hijos con discapacidades. El apoyo que ha brindado durante años proviene de su familia más cercana, integrada por 22 familiares que prestan su ayuda a Stepan. Cuando Bezukowa abandonó la pista, el miembro de Olimpiadas Especiales de Rusia, Valery Antonov, dijo: "Ella es una de nuestras heroínas desconocidas. Está totalmente entregada a su hijo y a las Olimpiadas Especiales".